andresPor: Andrés C. Claudio Santiago
Psicólogo Industrial Organizacional

Son muchas las destrezas que componen la capacidad para determinar de manera equilibrada qué es y qué no es delegable. Delegar es otorgar a otra persona el poder para que te represente. Es además un ejercicio discrimitarorio en el que se debe identificar y comunicar efectivamente qué tareas deben realizarse y qué recursos específicos habrán de involucrarse.

Si tuviera que resumir en tres puntos primordiales, cuáles son las prácticas esenciales para la delegación efectiva, sugeriría las siguientes:

  • Reconocer fortalezas de subordinados.
  • Desarrollar la habilidad para comunicar, describir y aclarar efectivamente la tarea deseada (criterios de éxito, donde buscar ayuda, cada cuándo reportar, dar la autoridad, etc).
  • Entender los niveles de delegación para supervisar efectivamente y su motivación.

El líder que una estas prácticas a un efectivo manejo del tiempo, estilos de comunicacivón efectiva y una actitud positiva, maximizará las capacidades productivas de su equipo de trabajo.

Es vital para todo líder dentro de una organización el que fortalezca sus destrezas de delegación y comunicación para trabajar lo importante, reaccionar a lo urgente y conseguir resultados.

Print Friendly, PDF & Email
Share